.

Desde mi ventana

Desde mi ventana
Desde mi ventana
" "Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo".- Evelyn Beatrice Hall"

miércoles, 24 de junio de 2009

ETA no siempre reivindica sus atentados

Atentado de la Cafetería Rolando en la calle del Correo de Madrid, el 13 de septiembre de 1974. ETA nego su autoria.


No olvidaré que aquella mañana del 11 de Marzo de 2004, tras las primeras noticias, al primero que recuerdo hacer unas declaraciones fue al Lendakari vasco, Sr. Ibarreche; y si mal no recuerdo dijo textualmente: “los autores no son vascos, son alimañas”, convencido de la autoría de ETA. Nadie, repito, nadie pensó en otra cosa, hasta que...nos fueron llevando. Tengo mis dudas.

Algunos también dicen: ¿pero que razón iba a tener ETA para mentir?. ¡Amigos míos! Se me ocurren varias, pero permítanme que les cuente algo:

Hace ya tiempo, el 13 de septiembre de 1974 se produjo un atentado terrorista en Madrid, una masacre que le costó la vida a 13 inocentes. Y que a mi juicio, no por ser menor el número de víctimas que el del 11M, o haber sucedido en 1974, deja de ser un horror. Algunos sentimos temblar bajo nuestros pies el suelo de la puerta del Sol, a causa de los muchos kilos de explosivo depositados por dos “jóvenes” en los retretes de la Cafetería Rolando. Nadie reivindicó aquel atentado. Fue ETA, ni entonces ni ahora menos nos cupo la menor duda a algunos. Pero también tuvo la ayuda de elementos del Partido Comunista y de Comisiones Obreras. Más tarde pudimos leer, algunos, en un documento interno de ETA:

“Seis días después de la explosión en la cafetería Rolando la Policía practicó ocho detenciones en Madrid relacionadas con la infraestructura de la organización armada vasca en la capital del Estado. Los detenidos fueron Eva Forest, acusada, entre otros hechos, de ser la redactora del libro Operación Ogro (asesinato de Carrero Blanco); Lidia Falcón y Eliseo Bayo; los matrimonios Vicente Sainz de la Peña y Mari Paz Ballesteros, y Bernardo Vadell y María del Carmen Nadal; y Antonio Durán, sobre quien pesaba una orden de búsqueda y captura del TOP desde 1971 por su pertenencia a Comisiones Obreras. Días más tarde sería igualmente detenido el escritor Alfonso Sastre, esposo de Eva Forest, tras haberse presentado voluntariamente ante el juez”

Esto significa que ETA reconoce que estos colaboradores necesarios participaron en el atentado de la calle del Correo, en cualquiera de sus fases de preparación, ejecución u ocultación de los autores. Algo que no pudimos saber por la acción de la Justicia pues, a pesar de ser detenidos por la ardua labor policial, fueron “democráticamente” puestos en libertad, amnistiados por una de las varias que se propagaron durante la transición. ¡Y viva la pepa!. O la Blanca, como quieran.

ETA nos sigue contando, después de algunos años:

“El atentado de la calle del Correo, obra de ETA, fue un acontecimiento (vamos, parecido a un accidente) que dividió profundamente a la dirección de la organización. Dos posturas salieron enfrentadas en el Biltzar Ttipia de octubre. Para un sector, el minoritario, la acción de la calle Correo debía ser asumida como propia de ETA con todas sus consecuencias, al margen de que éstas fuesen traumáticas....Esta postura favorable a asumir la acción fue defendida por los que en la misma reunión se alinearían con la que luego sería la rama militar.

En cambio para el sector mayoritario, posicionado a favor de la tesis político-militar, la acción de la calle Correo (La repetida acción es el asesinato de 13 inocentes) suponía un descrédito para la línea que había llevado la organización hasta entonces, y por tanto se debía ocultar la paternidad de ETA. El final de la discusión sobre la acción de la cafetería Rolando fue el inicio del debate sobre la estructura frentista de la organización. Los futuros milis (ETA militar) eran partidarios de decir la verdad, reconocer la autoría y autocriticar la acción, mientras que los futuros polimilis (ETA político- militar) se inclinaban por ocultar la verdad para evitar el desprestigio”.

A los dos días del atentado ETA dio un comunicado negando la autoría del mismo (después vendría lo de la reunión del Biltzar que hemos contado y otro comunicado negando con más contundencia los hechos). En este primer comunicado pudimos leer con horror:

“1º La marisquería Rolando era un lugar frecuentado habitualmente por agentes y altos mandos de la Dirección General de Seguridad. Como tal su plantilla – desde el propietario hasta el último camarero –gozaba de absoluta confianza en los ambientes represivos españoles”.

Esta afirmación es una de las muchas monstruosidades escritas por ETA. Recomiendo la lectura del libro olvidados, principalmente los relatos que mencionan a algunos de los fallecidos en este atentado.

“2º Tal establecimiento constituía un importante centro de contacto y conexión entre la Policía y sus redes de confidentes, colaboracionistas y soplones; ello era ampliamente conocido en los medios antifranquistas y populares”


Extraña forma de justificar un atentado cuando ellos dicen no haber sido. Pero bueno, quizá fuera un favor a otros que les apoyaron, o una justificación, pues Eva Forest al día siguiente viajó a entrevistarse con ETA en el sur de Francia. Pero el tercer punto es el más horroroso

“3º La categoría de la marisquería Rolando era tal que imposibilitaba, por lo elevado de sus precios, el acceso a ella a las capas populares en general y a las más explotadas en particular”

Sin comentarios. Y al margen de estas tres explicaciones justificando el atentado, lo hubiera hecho quien fuere, ETA señalaba:

“Nosotros nos solidarizamos con toda acción antirrepresiva (acojonante, que diría el castizo). En este sentido apoyamos el planteamiento del trágico atentado de la calle Correo. Porque todo nos lleva a pensar que el objetivo de la acción eran los agentes de la DGS que en aquel momento se encontraban en la marisquería. Atacar a la Policía, tal era la intención unívoca”.

Pero como no murió ningún policía, posiblemente por no haber ninguno o muy pocos, nunca reivindicó ETA la masacre.

Continúa diciendo ETA: “Santiago Carrillo desde París, al igual que cuando Carrero, había atribuido la paternidad del suceso a las fuerzas de extrema derecha (algo muy típico cuando se quisieron quitar “el muerto de encima” en algunas ocasiones. Fíjese el lector que no se achaca la autoría a un grupo concreto de derechas –seguramente porque no existieron organizativamente hablando como grupos terroristas – sino al vago término de fuerzas de extrema derecha), ETA también analizaba este punto en su primer comunicado que tal presunción era “aventurada” y por ello “guardaban, de momento, silencio”. Es decir, no querían asumirlo, pero tampoco cerrar puertas, por si algún día el hecho criminal fuera rentable.

Siguiendo la línea que luego se denominaría político-militar, ETA ocultaba la autoría del atentado. Peor aún, cuando la escisión entre “milis” y “polimilis” estos últimos hicieron público un comunicado en el que manifestaban: “ETA rechaza categóricamente la responsabilidad de la preparación y ejecución del atentado de la cafetería Rolando. Hoy ya estamos en condiciones de afirmar que todos los indicativos establecen que el atentado de la calle Correo ha corrido a cargo de núcleos ultrafascistas estrechamente ligados a determinados medios policiales y políticos del Estado español”

Creo que lo expuesto necesita poca explicación. ¿Acaso podemos creer, como algunos dicen, que ETA no ha participado en el atentado de los trenes de Madrid, por el hecho de haberlo negado?

Yo desde luego no.

http://www.laresistenciaaeta.org/

2 comentarios:

carla dijo...

Lo del hotel Corona de Aragon, otro tanto de lo mismo, incluso intentan achacarselo a la extrema derecha...Quien no se de cuenta que detrás del 11M está "eta", es que no quiere darse cuenta de la realidad...bueno, "eta" y alguién más...

Hermano Lobo dijo...

A ver, buena señora, vamos por partes. ETA no revindicó y punto. Usted, que parece ignorar gran parte de la historia, interpreta que los comunicados de ETA quieren decir lo que no a usted le apetece oir. La ambiguedad del comunicado citado sólo significa que en aquella época, debido a la lógica descoordinación, no podían estar seguros de que el atentado fuera obra de un descontrolado.

Le dejo, para que reflexione, un parráfo de un artículo publicado por el nº 150 de Cambio 16:

«Fuentes relacionadas con la DGS confirmaron los rumores según los cuales días antes del atentado se habían dictado normas a los funcionarios policiales en el sentido de que se abstuvieran de pararse junto a las fachadas del edificio, y de que tratasen de no circular ante la puerta principal y no frecuentasen la cafetería Rolando.»

¿A usted esto que le sugiere? ¿Cree que la DGS dejó a ETA actuar impunemente?


Luego me dice que no existió el terrorismo de extrema derecha. Eso, si no le importa, se lo dice a usted a las decenas de victimas del Batallón Vasco-Español (que incluyen a muchachas inocentes violadas y asesinadas a pedradas).

Respecto al 11-M, le ruego que use la cabeza: si ETA tuviera por objetivo realizar atentados indiscriminados, a estas alturas, no estaríamos hablando de 800 muertos, sino de 80.000. Aznar, que no es más que un cobarde, míntio para no reconocer que al colaborar en la invasión de Irak había puesto España en pelígro: eso
es todo.