.

Desde mi ventana

Desde mi ventana
Desde mi ventana
" "Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo".- Evelyn Beatrice Hall"

miércoles, 27 de abril de 2011

Mira tú por dónde

Esta opinion de Martín Casariego publicada en el periodico el Mundo, define tan bien como me he sentido estos dos ultimos años, que la copio literalm porque sencillamente me parece genial!

Jugando con valentía... ¡este Real Madrid puede vencer con justicia al mejor Barcelona de todos los tiempos! Todavía no me he repuesto de la sorpresa y ya está aquí la Champions, primera parte.

Sorpresa mayúscula, sí, porque llevan años –o quizá toda la vida- pretendiendo convencernos de que son infinitamente mejores, y de que juegan más bonito y de que su fútbol es de izquierdas (o algo así) y de que son víctimas de la poderosa y franquista meseta cavernaria (o algo así) y de que, por lo tanto, por todo eso y por mucho más, siempre merecen ganar, pase lo que pase. Si en un partido han tenido suerte, da igual: merecían ganar y, además, tenían mucho tiempo el balón y estaban siendo fieles a su estilo. Si han jugado mal, da igual: merecían ganar y, además, tenían mucho tiempo el balón y estaban siendo fieles a su estilo. Si el árbitro les ha favorecido, da igual: merecían ganar y, además, tenían mucho tiempo el balón y estaban siendo fieles a su estilo...

¿Y acaso no es de llorones sin argumentos criticar los errores de un árbitro? ¡Hay que criticar al árbitro cuando acierta, hombre, como hace Guardiola! A mí ya me tenían medio convencido, con tanta labor evangelizadora, de que un partido de fútbol no lo debe ganar quien marque más goles, sino quien tiene más tiempo el balón y da más pases buenos y además no es de ese horrible lugar al que algunos llaman con desprecio "la meseta"; ya medio me creía que el fútbol de 'Dios-Mozart' (los del lado oscuro le llamamos Guardiola) y sus once discípulos era no sólo el más bonito y virtuoso, sino el único posible.

Y en esas estaba cuando, mira tú por donde, la jugada del gol de Ronaldo -la más hermosa, precisa y eléctrica de la final - me despertó de esa especie de sueño hipnótico. De ese metódico y a veces histérico lavado de cerebro realizado por culés en radios, televisiones y periódicos (con sede en Madrid o en Barcelona, eso da igual). Y a la vez que gritaba el gol, me atreví a salir del armario y a decir que a mí me gusta más el estilo del Madrid, más directo y resolutivo, que el del Barcelona, más elaborado y preciosista. Y, sí, me parece perfecto que a unos les gusten más las rubias; pero resulta que a mí –y a millones- me gustan más las morenas. Por las barbas del Demonio, me rebelé, ya desatado y hecho un hereje, que nos dejen tranquilos a los que nos gustan las morenas, que no nos sermoneen los caballeros que las prefieren rubias, que no intenten convencernos de que su gusto es superior y están en posesión de la verdad una y trina, y de que vamos a ir al Infierno si no nos convertimos. Que sí, que las rubias son muy bellas, soy el primero en decirlo, pero... ¿es pecado que a mí me gusten más las morenas?

Y ahora, fuera del armario y en grave peligro de excomunión, me dispongo a presenciar el envite decisivo con toda tranquilidad. El Barcelona aún está por delante –la Liga es más importante que la Copa-, pero el que llegue a la final de la Champions será el que mejor temporada habrá hecho. Demostrado por Mourinho (así, o Mou, llamamos a Lucifer-Salieri los madridistas), Cristiano, Ramos, Arbeloa y demás seres abyectos que el Real Madrid está al mismo nivel que el Barcelona, sólo pido que no juegue el árbitro y que gane el mejor o, al menos, el más afortunado.

Copiado de : http://www.elmundo.es/elmundodeporte/2011/04/26/futbol/1303836276.html?a=6a4d2f93cbe107f7254cdc37f38c4aaa&t=1303907469&numero=

1 comentario:

Leticia dijo...

Con un marido hiper-madridista en casa (aunque debo decir que le encanta ver jugar a este Barcelona), no me queda otra que decir hoy ¡Ala Madrid!!!!