.

Desde mi ventana

Desde mi ventana
Desde mi ventana
" "Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo".- Evelyn Beatrice Hall"

lunes, 3 de enero de 2011

Con mucha razon y dos c....

¿Meteran al dueño en la carcel ocupando el sitio de De Juana Chaos?? Este gobierno es capaz...

Un asador de Marbella se declara en rebeldía contra la ley antifumadores.


Un asador de Marbella ha colocado carteles en la cristalera del establecimiento que da al exterior en los que anuncia que no aplicará la ley antifumadores, normativa que califica como: "cortina de humo creada por nuestro Gobierno para tapar siete años de destrucción masiva de España".


EFE

El Asador Guadalmina, situado en la urbanización del mismo nombre en el núcleo de población marbellí de San Pedro Alcántara, luce sendos carteles -visibles desde fuera- donde advierte de que, "ante la inminente entrada en vigor" de esa ley, como negocio privado no la aplicará haciendo uso de lo que entiende como sus "derechos".

Los carteles, que dan a la terraza exterior donde se sitúan unas mesas y sillas, concluyen con una petición de "disculpas a toda aquella persona que se sienta perjudicada".

Un ciudadano ha asegurado que se ven personas fumando dentro del establecimiento, situado en un centro comercial, y un empleado ha eludido hacer comentarios sobre los carteles y ha emplazado a hablar con el encargado al final de la tarde.

Fuente : LD

3 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

No entramos en en que fumar sea nocivo para la salud. Con independencia de ello, cada uno tiene derecho a hacer con su cuerpo y su vida lo que le venga en gana. Ese argumento, de hecho, nos llevaría a prohibir el alcohol.
Vamos aún más allá : el meollo del asunto reside en una cuestión tan fundamental en nuestro ordenamiento jurídico, como es el respeto a la propiedad privada.
El dueño o propietario de cada bar, está en su perfecto de derecho a decidir si quiere o no quiere que se fume en su local.
Cada parroquiano, de igual modo, debe tener plena libertad para decidir en qué bar quiere tomarse un café y fumarse un cigarrillo, y en cuáles no quiere entrar.
De lo que hablamos es de libertad.

Ana dijo...

Ui María, que la ley esta me tien muy cabreada.
Estoy indignada y subrayo el comentario anterior.

Besitos

MAMUMA dijo...

Pues no te extrañe.