.

Desde mi ventana

Desde mi ventana
Desde mi ventana
" "Yo no estoy de acuerdo con lo que usted dice, pero me pelearía para que usted pudiera decirlo".- Evelyn Beatrice Hall"

viernes, 20 de febrero de 2009

La carta de un "zangano".. para meditar



El alcalde socialista de Carbajosa de la Sagrada (Salamanca), Juan José Martín Cilleros, ha llamado "zángano" al portavoz del PP, víctima de ETA. Pedro Samuel Martín le responde en una carta
Respuesta a D. Juan José Martín Cilleros, Alcalde de Carbajosa
de la Sagrada.


Sr. Cilleros:
Me dirijo a usted como portavoz del Grupo Municipal del Partido
Popular del Ayuntamiento de Carbajosa de la Sagrada. Aunque
escribir estas líneas sobre un asunto tan doloroso para mí no sea
agradable, creo que no sería responsable por mi parte olvidar sus
declaraciones, y evitar con mi silencio que los ciudadanos del
municipio al que usted representa conozcan algo más de la verdad
de lo que sucede en el Ayuntamiento bajo su gestión.
En mi breve actividad política que se inició en las últimas
elecciones municipales, siempre consideré que por encima de las
diferencias ideológicas y sobre todo, más allá de las divergencias
en la manera de gestionar lo público, se encontraba el respeto
entre compañeros con el mutuo interés de favorecer, cada uno a
su manera, a los habitantes de nuestro municipio.
Sin embargo en sus declaraciones públicas del último fin de
Semana he podido comprobar que las diferencias que a usted y a
mí nos separan las ha llevado al terreno, de lo personal, de lo
íntimo.
2
En su entrevista a un medio de comunicación el domingo pasado,
15 de Febrero, se refiere a mi persona diciendo que vivo del
cuento, que me dedico todo el día a zanganear y meter el
dedo en el ojo, y que mi pensión, que viene del Estado, es
decir que la pagan todos, es muchísimo más elevada que
su retribución.
Permítame, alcalde le cuente algunos de los detalles que
provocaron la situación que usted describe como “vivir del
cuento” o “zángano”:
Soy “zángano” desde los 26 años, desde el día 16 de marzo de
1991, cuando una vez acabada la comida en un establecimiento
hostelero con un grupo de compañeros de la Guardia Civil
volvíamos al Cuartel de Inchaurrondo de San Sebastián.
Me convirtió en un “zángano” un potente artefacto de 8 kilos de
explosivo, metralla y tornillería colocado en una nevera de
verano de color verde, sujeta con cadenas a la base de una farola
de la red del alumbrado público, en la calle Txibili del barrio de
Eguía.
Los autores de mi “zanganería” fue uno de los grupos del
comando "Donosti" que activaron por radio el artefacto descrito al
paso del vehículo que nos trasladaba.
3
El vehículo, lleno de Guardias Civiles fue desplazado
aproximadamente unos 30 metros por efectos de la deflagración.
Y los que éramos Guardias, como consecuencia de su indeseable
intervención, salimos del coche convertidos en “zánganos”.
Sin embargo, uno de mis compañeros y amigo, no se convirtió en
un “zángano”. En efecto, Sr. Cilleros, Luís Aragó Guillén
murió con 28 años. Él no cobra una pensión superior a su sueldo
ni vive del cuento. Sin embargo, José Carlos Casillas Hernández,
de 21 años, Miguel Ángel Morillas de 23 años y los peatones
Diego Montes Calle, de 12 años y su abuelo Víctor Montes
Centol, de 66 años también se convirtieron en “zánganos” de
diversa consideración.
La experiencia de cobrar una pensión superior a su sueldo, o de
vivir del cuento como lo hago yo, no se la deseo a usted Sr.
Cilleros, a pesar de sus ofensas y vejaciones. Como tampoco le
deseo Sr. Cilleros, dos operaciones en la pierna y la pérdida de
sensibilidad en la misma. Ni tampoco que le tengan que
reconstruir el antebrazo y la mano, o que lleve metralla entre el
costado y los pulmones. Mucho menos que le tengan que operar
de los ojos como consecuencia, todo ello de la explosión, o que
durante un tiempo no oiga del oído derecho.
Hay muchos “zánganos” en España, Sr. Cilleros, y en Salamanca
unos pocos, y todos nosotros y nuestras familias quisiéramos a
diario volver al día de antes del atentado. Pues además de las
4
secuelas físicas (recuérdese al “zángano” Capitán Aliste o la
“zángana” Irene Villa) no son pocas las consecuencias
psicológicas en nuestra vida (recuérdese a José Antonio Ortega
Lara, convertido a “zángano” a lo largo de año y medio, 532
días secuestrado )
Además de mi actividad reivindicativa como Víctima del
Terrorismo durante los últimos años, (por cierto, muy intensa, ya
sabe usted, por qué), decidí incorporarme a las listas del Partido
Popular en Carbajosa de la Sagrada y trabajar desde la oposición.
Nuestro trabajo en el Ayuntamiento, certero o no, le ha hecho en
los últimos días mostrar su intolerancia y falta de diálogo, que
algún día tendrá que pagar en las urnas.
Sin embargo este insulto personal, este agravio doloroso no se lo
voy a consentir. Y no lo puedo hacer porque además, maltrata
gratuita y gravemente la honorabilidad de cientos de víctimas del
terrorismo y a sus familiares.
De nada le sirven plazas, estatuas u homenajes si a continuación
nos llama zánganos. Y es que los heridos, torturados, viudas y
huérfanos por muy afectados que se encuentren, en vez de
insultos o hipocresía tan sólo necesitamos que usted nos diga:
“NO ESTÁIS SÓLOS”.
Mientras tanto, le pido que recapacite sobre lo injustas de sus
declaraciones y le agradecería que exprese públicas disculpas.
5

4 comentarios:

Rita dijo...

Sinceramente siento verguenza ajena por este alcalde que no merece llamarse socialista y mucho menos ser alcalde de ningún sitio.
Un abrazo querida amiga

Guaglione dijo...

Ante declaraciones como las de ese alcalde, alguien deberia incapacitarlo para ejercer cualquier cargo publico. No entiendo las gracias con determinadas cosas, y yo soy de los que me rio de casi todo.

carla dijo...

¡¡¡¡OLE,OLE Y OLE!!!, espero que esta carta se públique y se dé a conocer...

El chache dijo...

Pues nada, no hay suficientes problemas en España para que ademas estos energumenos a los que llamamos politicos se insulten.
Un saludete